Ir al contenido principal

¿Y si aprendemos a amarnos?


¿En qué momento nos convertimos en fieles aduladores del dinero que dejaron de creer en el amor? No soy defensora del amor romántico (aunque fantaseé con algunas aspiraciones de dulce felicidad rosada), pero defiendo el amor como causa y como la vía más viable para lograr una existencia apacible en donde reine la tolerancia. La empatía es el primer paso para reconstruir este mundo que se nos hunde, cada día, un poco más. Pero, ¿cómo sentir empatía por alguien sino somos capaces de amar lo intangible?

Me horroriza la gente que le profesa amor y fidelidad a una marca pero es incapaz de sentir compasión por los pueblos que sufren los estragos de la guerra, las minorías que son aplastadas y relegadas sin consideración alguna, por ese ex compañero de clase que vive en una perpetua esclavitud moderna o por esa vecina que siempre busca sacar plática porque en su casa nadie la escucha.

No se trata de filosofar acerca de qué es el amor. Se trata de practicarlo como una lógica humana, desinteresada, basada en un principio muy sencillo: nuestras acciones repercuten directamente sobre el mundo que nos vio nacer. Es simple. Así como el odio se propaga, el amor también se multiplica y, carajo, ¡a todos nos conviene ser felices! Después de todo, eso es lo que todos anhelamos, entonces, ¿qué nos detiene?, ¿por qué no construimos amores alrededor de nuestros semejantes?, ¿por qué nos inventamos tantas barreras?, ¿por qué parece que somos tan diferentes si en el fondo todos somos seres humanos que desean vivir plenamente?

Todos, hijos de esta bendita tierra. Luces extraviadas en uno de tantos planetas que llegarán a extinguirse. El mundo parece gigante y nos han hecho creer que hay motivos para temer de aquél cuya piel es oscura; juzgar a esa mujer con hijab; denigrar a aquellos que no han recibido nada de esta sociedad más que explotación y marginación y enjuiciar a los que piensan diametralmente opuesto a nosotros. Nos inventamos religiones, razas, aspiraciones, guerras, nacionalismo, himnos, camisetas de fútbol, banderas… Todo dentro de este inmenso mundo que no es más que una pequeñez inmersa en un universo lleno de posibilidades, existencias y energía. ¿Por qué, ante ese hecho, nos siguen separando tantas pequeñeces?

¿Somos imbéciles?

Día a día, nos despertamos pensando que somos únicos, especiales y que lograremos grades cosas. O no. Vivimos en una lucha por llegar a ser reconocidos y por alcanzar un sinfín de cosas que, al final, nunca llenarán, ni siquiera remotamente, los vacíos existenciales. Dejamos de creer en el amor porque lo intangible dejó de ser rentable. Y así vamos por la vida. Exigimos, queremos, anhelamos e idealizamos el amor. Lo encontramos, lo perdemos, lo arruinamos, lo negamos, lo extinguimos, lo alejamos. Y fin. Renunciamos. Así de simple. Así de cobardes.

Sabemos que todo lo que tenemos lo hemos ganado con trabajo, que para dedicarnos a algo antes debimos aprender ciertas habilidades, desarrollar cierta aptitudes. Entendemos que para ganar dinero debemos ser buenos haciendo algo. Y, para ser buenos en algo, debemos investigar, estudiar, conocer, crecer, experimentar y practicar. Sabiendo todo esto, ¿por qué creemos que el amor es algo que merecemos sin hacer ningún esfuerzo?, ¿por qué no pensamos que, como todo, tenemos que aprender a desarrollar esta aptitud?
El amor se aprende, se construye, se alimenta, cambia, crece, se renueva y evoluciona. Como nosotros. Como la vida. ¿A qué le tenemos miedo? ¿A salir lastimados? ¿No nos lastima ya el abandono, el egoísmo y la armadura que cargamos día a día? ¿Qué duele más, descubrir que somos seres capaces de dar todo lo bueno o encerrarnos siempre bajo una armadura con llave? ¿Por qué no construir desde el amor en vez de ceder antes nuestros miedos y ambiciones? ¿Por qué actuamos como estúpidos? ¡El amor salvará al mundo!

Hay que echarle huevos y querer un chingo. Querer lo que hacemos. Querer bonito la vida y lo que ella implica. Querer ser buen pedo, con todos, siempre que nos sea posible. Escuchemos rock, bailemos cumbias, cantemos metal, discutamos con rap y fumemos con buen drum o reggae. No tenemos siete vidas para lamentarlo y aprender. ¡Tiempo no nos sobra!

La misma energía que destruye es la que crea. La misma energía que nos cuesta sonreír, nos cuesta enojarnos. ¿Para qué el enfado, la superioridad y los rencores? ¡Que se vayan pronto y que no vuelvan! Que cicatricen como aprendizajes ancestrales para que aprendamos a ser humanos. Todos hijos del sol y nada más. Libres y dispuestos a gozar la dicha de venir a este mundo llenando nuestro entorno con amor por hombres, mujeres, niños y niñas, pieles negras, morenas, amarillas, rosas, blancas, transparentes, ancianos, gays, heteros… Este mundo es de mil colores y ahí radica su belleza. Amemos esas diferencias que nos alimentan y que sólo son evidentes a los ojos, pero invisibles al alma. Amemos, amemos mucho y esperemos lo mejor de nosotros para y por el mundo. Amemos sin reservas, sin miedos, sin cadenas y sin mentiras. Amemos la vida, el planeta, la tierra, nuestra existencia y a quienes nos rodean, a quienes están cerca y a quienes se han ido. La energía existe. Las vibras no mienten. Vibremos bonito, alto, y esparzamos una luz de esperanza. Quizá, sólo quizá, podamos contagiarla y llegar a algo, a alguien o, al menos, volver a nosotros mismos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Vals Nocturno

La noche no podía ser más espesa y su sopor era casi insoportable. Dentro de la habitación una pausa prolongada nos convertía en dos extraños sentados al borde de la cama. En un punto perdimos la cuenta del tiempo y desechamos la querella que había antecedido a nuestro mutismo. 
Nuestras miradas se entrecruzaron, nuestros ojos se buscaban desesperados pidiendo ayuda. Se convirtieron en cómplices. Silencio. Sin enunciar palabras decidimos pactar la reconciliación más dulce. 
Tu mano tibia despejó mi frente, recogiste mi cabello hacia atrás y acercaste tus labios a mi rostro desnudo. Ambos irradiábamos una luz tenue, húmeda. Nuestros perfiles acompasaban a nuestros corazones acelerados. 
Tu dedo recorrió mi mejilla, mis labios, mi cuello. Lentamente se desplazó hacia abajo, convirtiéndose en un vulgar ladrón que se escabullía dentro de mi blusa. En un instante comenzó a arrancarla de manera presurosa, ansioso por descender hasta un punto ínfimo. 
Escindidos de toda materialidad, nuestros cu…

Fénix

Esta mañana desperté con una seductora canción resonando entre mis sábanas. Se coló por los pequeños espacios vacíos hasta arroparme suavemente en un reconfortante susurro que animaba mis ganas. Vi mis dolores aliviarse mientras reposaban en un columpio que los mecía hacía el pasado, que es donde pertenecen. El resonar de las cadenas me recordó que ese tiempo ha forjado el camino que he recorrido, y que cada paso ha fortalecido estos sueños que hoy cohabitan en mi corazón palpitante.
Siento cada latido invadiendo mi pecho, cicatrizando los aprendizajes e inyectando de un júbilo esperanzador cada uno de las nuevas utopías que hoy se presentan llenas de colores extravagantes. A lo lejos se vislumbra un horizonte optimista en donde nada es perfecto, pero todo es justo como debe ser y nada más. Lo afortunado y lo desafortunado conviven como naturalezas necesarias, y las discrepancias reinan en un mundo multicolor que reposa en la tolerancia y la aceptación, en donde el principio básico es…